Tu horno a microondas ¿es seguro?

Para controlar si un microondas tiene fugas de radiación, puedes seguir estos pasos:

  1. Inspección Visual:
    • Puerta y Sellos: Revisa la puerta del microondas y sus sellos. Asegúrate de que la puerta cierre correctamente y que los sellos no estén dañados o desgastados.
    • Bisagras y Pestillos: Verifica que las bisagras y los pestillos estén en buen estado y funcionen adecuadamente.
  2. Prueba de la Puerta con Papel:
    • Coloca una hoja de papel delgada en la puerta del microondas y cierra la puerta.
    • Intenta sacar el papel sin abrir la puerta. Si el papel se desliza fácilmente, la puerta puede no estar sellando correctamente.
  3. Uso de un Medidor de Fugas de Microondas:
    • Compra o alquila un medidor de fugas de microondas, disponible en tiendas de electrónica o en línea.
    • Enciende el microondas con un recipiente con agua dentro, asegurándote de que el medidor no esté dentro del microondas.
    • Pasa el medidor alrededor de la puerta y las juntas del microondas para detectar posibles fugas de radiación. Si el medidor indica una fuga, es probable que el microondas necesite reparación o reemplazo.
  4. Prueba de Teléfono Móvil (menos precisa):
    • El interior de tu microondas es una “Jaula de Faraday” que impide que las ondas “se escapen del interior” del horno y por esa misma razón impide que “ingresen señales” de radiofrecuencia desde el exterior. Con el horno apagado, coloca tu teléfono móvil dentro del microondas y cierra la puerta. TE REPITO NO ENCIENDAS EL MICROONDAS. (excepto quieras cocinar tu celular)
    • Llama al teléfono desde otro dispositivo. Si el teléfono dentro del microondas recibe la llamada, puede indicar que hay una fuga de radiación, ya que la jaula de Faraday que tiene el interior del microondas deberían bloquear las señales de radiofrecuencia. Sin embargo, esta prueba no es definitiva y no debe considerarse como una medida precisa, pero es orientativa.
  5. Revisión Profesional:
    • Si sospechas que tu microondas tiene fugas o simplemente quieres estar seguro, lleva tu microondas a un técnico especializado o al servicio de atención al cliente del fabricante para una revisión profesional.

Es importante tener en cuenta que, aunque las fugas de microondas son raras, pero pueden ser peligrosas. Si detectas cualquier problema, deja de usar el microondas hasta que se haya solucionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *